Martinica, cuna de la emperatriz Josefina

MÁS DESTACADO EN AMÉRICA LATINA

LES TROIS-ILETS, Martinica (AP) — Incluso ahora, París es un mundo completamente diferente de este paraíso tropical.

¿Cuánto más lejana debe haberle parecido la inmensa capital a Marie-Josephe-Rose Tascher de la Pagerie, una adolescente en una remota plantación de azúcar con un futuro improbable. "Vas a ser reina", le dijo una adivina, de acuerdo con la leyenda local.

En efecto, ella dejó esta isla en el sudeste del Caribe y ascendió en la sociedad francesa durante los últimos días de la monarquía, la Revolución Francesa y el Reino del Terror, para casarse con Napoleón Bonaparte y ser coronada como la emperatriz Josefina.

Si regresase a Martinica en la actualidad, Josefina encontraría una cultura sofisticada con fuerte influencia francesa, enriquecida por los sabores y ritmos de los no europeos que han vivido aquí durante siglos. Ellos forman la mayoría de la población en esta elegante, pero relajada isla, que se baña en el Océano Atlántico en un lado y en el Caribe en el otro.

Los humildes orígenes de Josefina en Martinica son explorados aquí en un museo, el Domaine de la Pagerie, justo en las afueras del balneario de Les Trois-Ilets, nombrado por tres isletas frente a al costa.

Cuando Josefina vivió aquí a mediados del siglo XVIII, Martinica era una colonia francesa. Su familia tenía más de 200 esclavos en su plantación al sur de la capital, ahora llamada Fort-de-France, y las canciones cantadas por esos esclavos y sus descendientes en los campos de caña en Martinica son interpretadas ahora por músicos profesionales en hoteles de lujo.

De la casa solamente sobrevive la base, un simple cuadrado de piedra en un campo de hierba junto a un busto blanco de Josefina.

La casa original, ubicada en una pequeña colina con vistas de sus campos en el valle, fue derribada por un huracán cuando Josefina era muy pequeña. Problemas financieros impidieron que sus padres la reconstruyesen, así que la familia se mudó al nivel superior del ingenio azucarero en la propiedad. La base que queda fue el soporte de una casa de madera construida después de que Josefina partió hacia Francia en 1779.

Las paredes de piedra de la vieja refinería aún se erigen a la sobra de palmas. Otro edificio circular ha sido restaurado como un pabellón al aire libre en el que descansa un puñado de enormes cilindros y engranajes oxidados.

La cocina, también un edificio separado, ha sido restaurada y ahora contiene la pequeña cama de Josefina, retratos, adornos de porcelana con los rostros de Napoleón y Josefina y una copia de su certificado de matrimonio a Napoleón, junto con otros documentos históricos.

Hay también grilletes oxidados que una vez encadenaron a esclavos.

El legado de la esclavitud aún mancha la reputación de Josefina en Martinica. Muchos aún la culpan por la decisión de Napoleón de restablecer la esclavitud cuando Francia recuperó el control de sus colonias de manos británicas, aunque no está claro si la emperatriz tuvo algo que ver con ello. Ciertamente benefició a su familia, miembros de la élite de la isla que aún poseen considerables extensiones de tierras en la actualidad.

Quizás es por ello que el rostro y el nombre de Josefina están ausentes de las callejuelas, los coloridos edificios e incluso la tienda de recuerdos de la Pagerie, que mayormente vende postales de paisajes de la isla. Y no hay nada sutil en la condición en que está la estatua de Josefiuna en la plaza central en Fort-de-France, donde el intimidante fuerte de piedra aún se asoma imponente sobre cruceros y transbordadores en la bahía. La figura blanca fue destrozada hace años — decapitada, cubierta de pintura roja, y el nombre de Josefina arrancado del pedestal.

En lugar de ello, los rostros más prominentes en Fort-de-France son los de dos difuntos intelectuales — Aime Cesaire y Edouard Glissant — cuyos trabajos exploran la identidad negra en el país.

Banderolas que celebran su obra cuelgan en el moderno aeropuerto nombrado por Cesaire en el 2009. La oficina cargada de libros de Cesaire ha sido preservada en el principal teatro de la capital, que también lleva el nombre del poeta y político.

Martinica es un departamento de Francia. El francés es el idioma oficial y el euro la moneda. Los locales manejan Renault y Citröen en serpenteantes caminos montañosos y acuden a boutiques a comprar la última moda europea.

Pero la cocina de Martinica — platos franceses aderezados con curry, mariscos frescos y frutas tropicales — lleva el sabor de productos locales, junto con una mezcla de platos africanos e indios traídos a la isla a lo largo de siglos.

Incluso cuando era emperatriz, Josefina añoró los días de su niñez en el Caribe, y trató de recrear el esplendor tropical de Martinica en su casa cerca de París, Malmaison, un refugio famoso por sus jardines y su invernadero.

Los visitantes a Martinica pueden explorar un lugar similar en el Jardin de Balata, un jardín botánico en las colinas sobre Fort-de-France. Un sendero avanza entre bromeliáceas, orquídeas, palmas árboles floridos y bijao, la flor nacional de Martinica. Un puente de suspensión ofrece una vista más espectacular del follaje tropical.

Más al norte, en el lado caribeño, están las playas de arena negra alrededor del pueblito de Saint-Pierre, construido junto a las ruinas dejadas por un volcán humeante durante casi toda la vida de Josefina y que finalmente entró en erupción en 1902.

Junto a las costas del Atlántico están "los baños de Josefina", aguas azul turquesa donde solía nadar la joven Josefina, de acuerdo con la leyenda local.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK