Una muestra reune los mejores desnudos de helmut newton

MÁS DESTACADO EN ENTRETENIMIENTO

París, 27 de marzo (Télam).- Desnudas o vestidas, pero invariablemente despampanantes, las mujeres de Helmut Newton muestran su potencia erótica en el Grand Palais parisino en la primera retrospectiva que dedica la capital francesa al fotógrafo fallecido hace ocho años.

La muestra, que se prolonga hasta el 17 de junio, reúne cerca de 200 imágenes seleccionadas por Jude Newton, su esposa durante casi 60 años y convertida también en fotógrafa bajo el pseudónimo de Alice Springs, según el periódico El Mundo.

Jude, actriz australiana, comenzó siendo una de esas mujeres que pueblan la obra del artista. Posó para él en 1947 y un año más tarde se casaron. Por aquel entonces, el fotógrafo acababa de adquirir la nacionalidad australiana tras haber servido en el Ejército del país durante la II Guerra Mundial.

Judío berlinés nacido en 1920, Helmut Neustädter se vio obligado a huir de la Alemania nazi en 1938. Primero viajó a Singapur y después a Australia, donde cambió su apellido a Newton. Pero jamás olvidó el Berlín de su infancia, donde, según Jérôme Neutres, comisario de la exposición, "te encontrabas a las mujeres desnudas bajo su abrigo de piel".

Cuando Helmut tenía siete años, su hermanastro, de 17, le organizó una cita con Erna la Roja, prostituta de pantalones rojos y látigo, un recuerdo del fotógrafo que resultó fundamental en la construcción de su imaginario.

Ya de adolescente, Helmut soñaba con convertirse en cámara de cine o fotógrafo. En 1936 comenzó como aprendiz con la prestigiosa Yva.

En los años 60 revolucionó la fotografía de moda con su estilo lleno de fantasía, provocación y humor. Puestas en escena impecables e imágenes sin retocar: "Una buena fotografía de moda debe parecerse a cualquier cosa salvo a una fotografía de moda. A un retrato, a una foto de recuerdo, a una de un paparazzi...", decía Newton.

El artista desarrollaba lo que se conoce como `porno chic`, poniendo en escena a burguesas desnudas junto a una piscina o en hoteles de lujo y decía que en el baúl de su coche siempre llevaba cadenas para sesiones de fotos sado-maso: "Me atrae el mal gusto, es más excitante que el pretendido buen gusto, que no es más que la normalización de la mirada", explicaba. (Télam).-

jg/jja 27/03/2012 11:43

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK